Washington DC: El hall

La entrada de una casa, invita a sus habitantes y visitantes a disfrutar de la vida de puertas para adentro.
La sensación inicial se fijará en la mente de quién entra por primera vez, cuidar los detalles iniciales es esencial: el aroma escogido, la iluminación y la decoración. La personalidad de quienes allí viven reflejada a través de las pequeñas cosas.

En nuestra vivienda de Washington DC hemos querido que el hall sea la pieza central de la casa, a través de éste se estructura el resto de la vivienda y gracias a las dos alturas se consigue aunar las dos plantas principales de la casa.

El tamaño, la forma y la luz de la estancia es el primer elemento a observar para comenzar con la decoración. En esta vivienda, para potenciar el protagonismo del hall hemos distinguido su pavimento del resto de las estancias de esa misma planta, para ello hemos utilizado un maravilloso suelo de mármol crema-marfil envejecido, contrastando con la tarima de madera de roble maciza de las estancias colindantes.

Hemos utilizado este juego de contraste en el resto de elementos que decoran esta estancia: las arcadas de entrada a las habitaciones continuas, así como el cuerpo y la barandilla de la escalera y los muebles consola que diseñamos en madera de nogal oscuro que, frente a los rodapiés y molduras en color blanco roto, todo combinado con las paredes que están revestida con un papel semi-textil color topo, consiguen transmitir calidez y riqueza al ambiente.

Con todo esto, conseguimos que los propietarios se sientan a gusto en casa desde el momento en el que cruzan la puerta y también, que el hall sirva como la mejor tarjeta de presentación de lo que se aguarda tras él.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *