Casa montañesa en Cantabria

La rehabilitación y ampliación que Lalzada ha realizado en esta casa montañesa en Cantabria se caracteriza por el respeto a la estructura original de la vivienda y por un marcado estilo neorústico. La luz natural, amplificada por un lucernario central, complementa y realza el uso de la piedra y la madera como hilos conductores de la decoración.

Los 800 m2 de la estructura original, se han transformado en 1000 m2 dotados de una nueva personalidad que bebe de la arquitectura tradicional de la zona. La ampliación y distribución de los espacios, repartidos entre el sótano, la planta baja y la primera planta, han sido pensadas al detalle para crear espacios diáfanos y llenos de luz que permitan sacar el máximo partido de cada rincón. El exclusivo mobiliario, diseñado por Lalzada, ha sido producido para adaptarse a los gustos y necesidades del cliente, por lo que suponen el complemento perfecto al espíritu de esta casa montañesa.

Dos palabras son suficientes para definir este proyecto: sentido y sensibilidad.

  • Tipo: vivienda
  • Duración: 12 meses
  • Lugar: Cantabria (España)

Galería

Dibujos

Rehabilitación de casa montañesa en Cantabria: transformación que da fe del esplendor del neorústico más luminoso

En el proyecto de rehabilitación y ampliación de esta casa montañesa, el equipo de Lalzada quiso fusionar la arquitectura tradicional de la zona con las nuevas tendencias en decoración, impreganado la vivienda de un espíritu neorústico que se ve reflejado en la piedra, las maderas nobles, tapizados en piel y en las telas aparentemente más sencillas, además de una paleta de colores que recuerda al bosque y a la montaña. Los muebles a medida, junto con elementos decorativos típicos de la zona como vasijas de cerámica, baúles o cestas de mimbre y cobre, contribuyen a generar el ambiente clásico, cálido y acogedor.

Esta casa montañesa tenía, originalmente, 800 m2 construidos divididos en sótano, planta baja y primera planta. Con la ampliación se han alcanzado los 1000 m2, a través de un nuevo volumen en la planta baja, para añadir un comedor, y otro en la primera planta, para alcanzar un total de nueve habitaciones. Junto con los dormitorios, también se ha realizado la reforma de los baños privados que posee cada una de cada una de las habitaciones. El lucernario central, alrededor del cual se distribuyen las habitaciones, es una fuente de luz natural que realza el conjunto.

Tras la remodelación, la vivienda se dispone de una entrada con distribuidor a doble altura, una zona de lectura-bar, dos comedores, un salón, una cocina con isla central de acero industrial, sala de juegos, gimnasio, varias habitaciones con baños privados y una bodega con zona climatizada. Además, cuenta con piscina y un pabellón anexo con un gran comedor, una cocina y un dormitorio para invitados.

Esta casa montañesa en Cantabria es un ejemplo perfecto de la conjunción entre estilo, funcionalidad y comodidad, además de un trabajo que refleja fielmente los pilares sobre los que se asienta el estudio de arquitectura, diseño e interiorismo de Lalzada: creatividad, perfeccionismo, compromiso y visión global.  

Aviso Legal