Las paredes SI hablan

Decorar las habitaciones de una forma original es más sencillo de lo que parece, al fijar la atención en la pared y conseguir que sea el foco que ilumine al resto de la estancia. Modificar la decoración de la estancia desde la pared, es una original manera de transformar por completo la personalidad de un espacio.

Que el pilar de la decoración se sustente en la pared, contribuye a que el mobiliario no sea el protagonista, así con menos recursos los resultados pueden ser extraordinarios. Para ello, es bueno pensar en que tipo de vivienda se desea habitar, que se quiere transmitir antes de comenzar a realizar cualquier modificación. Una inspiradora opción decorativa son los papeles pintados, la diversidad de gamas que existen en el mercado son un amplio abanico para aportar la personalidad que se busca. Esta modalidad que era muy utilizada en los años 60 a 80, tuvo sus orígenes a partir del S.XVIII en Francia o Inglaterra, donde lo papeles se pintaban a mano y eran la perfecta sustitución de los caros tapices, más adelante la pintura a mano se sustituyó por la impresión.

Simular o disimular las paredes no es algo nuevo. En España en los años 70, el gotelé nació como una manera de disimular las imperfecciones. Este efecto ya casi desaparecido, ha hecho que alisar las paredes en una reforma, sea el primer paso hacía la construcción de una vivienda en armonía. Ahora existen papeles de todo tipo, hasta los hay con efecto “Industrial Chic” que ayudan a conseguir ese efecto industrial típicamente Loft como cemento, ladrillo y madera envejecida.

Pintar una pared ayuda a conseguir un aspecto más luminoso y amplio Las paredes hablan y uno de sus lenguajes es a través de los colores. La color terapia o psicología de los colores afirma, que estos se manifiestan con las emociones a través del cerebro y pueden influir en el estado de ánimo: El verde significa crecimiento y estimula los sentimientos de armonía y paz, el amarillo es un vitalista color lleno de energía y muy positivo para la cocina y el salón pero no para los dormitorios, por ser demasiado vivo para conciliar el sueño, el naranja es un color optimista muy apto por ejemplo para el hall, el rojo que es un color intenso es ideal para una única pared y jugar con el resto de mobiliario y tonalidades. El violeta es el color de la meditación y de la espiritualidad.

El cuarto infantil, el baño de invitados, el hall o el dormitorio principal son lugares por los que ir comenzando a probar con diferentes tipos de paredes, para ver que el resultado es sorprendente.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *